The end of the line

ENGLISH

Datos Científicos

2009: Últimos datos acerca de la sobreexplotación pesquera

Charles Clover

La sobreexplotación pesquera fue reconocida como uno de los problemas medioambientales inminentes del mundo en 2002, cuando se demostró por primera vez que las capturas mundiales de especies salvajes alcanzaron su punto más alto en 1989 y desde entonces han ido decayendo.

Se calcula que alrededor del 75% de los peces marinos salvajes están siendo explotados al máximo o sobreexplotados, según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). Esto significa que estas especies necesitan una gestión y conservación para sobrevivir a los niveles actuales de pesca – que rara vez reciben.

Es de prever que cuando se den a conocer los próximos datos de la FAO, el número de stocks pesqueros completamente explotados o sobreexplotados hayan aumentado considerablemente.

Las especies marinas más afectadas son los tiburones migratorios; las especies total o parcialmente explotadas en alta mar, tal como los atunes de gran tamaño; y las “reservas compartidas”, tales como el bacalao de profundidad o la merluza negra chilena.

La acuicultura  actualmente suministra la mitad de todo el pescado consumido por los humanos. En Occidente – no así en Asia- se crían sobre todo especies de peces carnívoros. El crecimiento de la acuicultura se ha ralentizado debido a la sobrepesca que sufren los peces de pequeño tamaño capturados para alimentar a los más grandes.

El Atlántico Nordeste, que incluye aguas de la UE, es una de las zonas del mundo que más sufre la sobreexplotación pesquera, junto con el Océano Índico occidental y el Pacífico Noroeste, según la FAO.

En las aguas europeas, se calcula que un 80% de las reservas son objeto de sobrepesca, según la Comisión Europea. En las aguas británicas, las reservas de especies como el bacalao se han visto reducidas a menos del 10% de lo que eran hace 100 años. En comparación, una media del 25% de las reservas mundiales están sobreexplotadas.

El país que registra el menor nivel de sobrepesca es Nueva Zelanda, donde se estima que sólo el 15% de las reservas es objeto de sobrepesca. El problema radica en que en Europa, un 50% de las cuotas establecidas por los políticos son superiores a lo que los científicos consideran como sostenibles.

La UE ha contribuido decisivamente a este problema al impulsar una cuota de 13.500 toneladas de atún rojo para 2010 en una reunión de la Comisión Internacional de la Conservación del Atún Atlántico celebrada en Recife en noviembre, a pesar de que los científicos recomendaban el cierre de la pesquería para poder frenar el colapso del stock. Estados Unidos ha solicitado una prohibición total de la captura de atún rojo en el Mediterráneo a fin de fomentar la recuperación del stock tras una sobrepesca desenfrenada, tanto legal como ilegal.

Be Sociable, Share!

Seafood Wacht

Registrate Aqui para la Campa�a

End Of The Line Origami Skate